Cara y cruz en apenas siete días

Tras la gran victoria en el Derbi de la Sierra Sur llegaba el turno de recibir al CD Pozoblanco en un duelo muy parejo durante los cuarenta minutos.

El equipo pozoalbense se plantaba en Gilena tras la dimisión de su técnico por lo que esperábamos a un conjunto conjurado para conseguir sacar algo positivo de nuestra pista. Demostró su buen manejo de balón poniéndonos las cosas muy complicadas y no sería hasta el último minuto cuando la balanza terminaría por decantarse de nuestro lado con el definitvo 4-3.

La siguiente jornada nos llevaría a tierras gaditanas donde nos esperaba una UD Alchoyano. Partido de toma y daca constante en el que los nuestros carecieron de la inteligencia suficiente que se precisa en determinadas pista y ante determinados arbitrajes. La frustración se apoderaría de los nuestros desde demasiado pronto lo que los hizo incurrir en disputas con rivales, equipo arbitral incluso internas lo que haría que al descanso el marcador fuera de 5-4 favorable al equipo local. La segunda mitad se convertiría en un acoso y derribo por parte de los nuestros que conseguirían igualar a cinco pero cuando con más ahinco se buscaba el sexto llegaría una acción desafortunada que acaba con un gol en propia puerta que hacía que el equipo local encarara la recta final del encuentro con una ventaja que supo mantener a pesar del arreón final con juego de cinco.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *