Golpe en Pedrera

No defraudó una nueva edición del derbi de la Sierra Sur entre dos equipos con diferentes estilos de juego que llegaban tras caer en la última jornada contra Triana y Tres Calles.

El partido se presentaba con el hándicap de no disponer de Miguel Fernández en el banquillo por lo que el resto del cuerpo técnico tuvo que asumir galones y guiar al equipo durante los cuarenta minutos.

El partido arrancaba con el dominio de la posesión en el primeros compases para los de casa que en apenas un minuto abrían el marcador tras una buena combinación en banda que culmina el rodeño Óscar para hacer el 1-0 cuando todavia algunos asistentes no habían tomado asiento. Con el tempranero tanto los nuestros comenzaron a adueñarse del balón mientras que Pedrera amenzaba a la contra. No sería hasta el ecuador de esta primera mitad cuando Robles empuja en el segundo palo un gran pase de Pedro para igualar a uno la contienda. El ataque local conseguía desbaratar nuestra defensa con bastante facilidad aunque los tantos de Nene y Víctor llegarían tras sendos fallos defensivos que hacían que Águila se fuera al descanso con un resultado de 3-1 a su favor.

La segunda mitad se convertiría en un monólogo donde los de casa sólo consiguieron inquietar a Rafa en una superioridad numérica por expulsión de Robles Jrs. y mediante un lanzamiento de diez metros que Miguel Ángel erraba a falta de 1:11 para la finalización con empate a cuatro en el luminoso. Antes de todo esto los nuestros haciéndose fuerte en primera linea de presión y bajo la batuta de un inspirado Pedro conseguirían iguala primero a tres con doblete de Pedro y luego volvería a hacer lo propio Robles desde los diez metros. Minutos antes, Ángel dispuso de otro lanzamiento desde los diez metros que el meta local repelería con una gran estirada.

Con empate a cuatro se llegaba al último minuto donde Nelson culminó la remontada para delirio de una afición gilenense que nunca dejó de creer en lo suyos y que se marchaban del pabellón pedrereño con una inmensa alegría.

Lo sucedido tras el pitido final hizo que el deporte comarcal retrocediera por unos minutos al paleolítico ya que a día de hoy no se puede permitir determinadas actitudes que vienen a empañar lo que fue una tarde llena de  emociones y buen Fútbol Sala.

Los nuestros miran ya al duelo del próximo sábado frente a Pozoblanco FS.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *