Traspiés inesperado

No pudo conseguir la victoria el equipo en esta jornada donde nos visitaba un Olimpic de Triana que salió airoso de un Pabellón Pablo Borrego Gálvez que volvió a vivir de nuevo una tarde de las que hacen afición.

Partido muy igualado en el que los nuestros se adelantaron por medio de Jareño que por momentos tuvo que adaptarse a la posición de pivot por la baja de Nelson y que en una buena maniobra dentro del área tumbaba al portero rival para hacer a placer el 1-0. Poco duraría la alegría en nuestro bando ya que Triana daría la vuelta al marcador en apenas un minuto mediante un disparo lejano y un saque de banda que Robles Jrs. desvía hasta dentro de su propia portería. Con la desvantaja mínima de 1-2 se llegaba al tiempo de descanso.

La segunda mitad sería un asedio incesante a la meta trianera con un rival que no encontraba la manera de sacar el balón jugado desde atrás y que confiaba su suerte en ataque al disparo exterior. Los nuestros dispusieron de un carrusel de ocasiones que por la manera en las que acababan hacia presagiar que la suerte nos sería esquiva en la tarde de ayer. Quizás en la menos clara Robles hacía la igualada habiendo coleccionado ya hasta dos balones a la madera y una posible mano en área visitante que los colegiados no consideraron como tal.

Con diez minutos por disputar y un marcador de 2-2 el equipo siguió insistiendo sin dar en ningún momento por bueno el empate. No era la tarde y quedó de manifiesto una vez más cuando el rival en el momento que más sufría encontró el premio del gol en una contra en la que ni defensa ni portero se muestran contundentes y el atacante del Triana con sólo un toque de puntera hace que el balón acabe en el fondo de la portería defendida por Rafa. Un auténtico jarro de agua fría que nos obligaba a jugar de cinco el tiempo restante.

Unos últimos minutos donde Triana se defendía con todo y donde de nuevo la madera se aliaría con los de la capital y es que a pesar de sumar hasta cuatro situaciones claras de gol este no llegaría de ninguna de las maneras finalizando el encuentro con el resultado de 2-3.

Derrota que no entraba en los planes pero que no merma la confianza de un grupo que volvió a competir, a generar ocasiones teniendo opciones hasta el pitido final sin la fortuna que otras tardes si tuvo.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *